Friday, 22 March 2013

Biography: NATALIE WOOD

HOME      FILMOGRAPHY      BIOGRAPHY       GALLERY      PROJECTS      TV MOVIES

 

 

By: Gavin Lambert

Natalie Wood’s colourful life began and ended in mystery. Her curious death at sea in 1981 brought a telegram of condolence from Queen Elizabeth to Wood’s husband, the movie star Robert Wagner, and had the scandal sheets talking of murder and suicide. She was born in San Francisco in 1938, but there are considerable doubts over her paternity. Her story reaches back to the Russian Revolution and the eastward flight of Wood’s mother with her family when the news of the Romanovs’ demise reached their estate in southern Siberia. This could be the stuff of a Kitty Kelly showbiz biography or a Jerome Robbins roman-à-clef dishing the dirt on Hollywood. But though this book doesn’t stint on sordid revelations about daily life in Tinseltown, Wood’s life and career are safe in the hands of Gavin Lambert, who has a rare combination of talents. He is an outstanding film critic, a gifted biographer, the author of some of the shrewdest fiction written about Hollywood, and has been closely involved in moviemaking as a screenwriter.
Moreover, they have something in common. Both had sex with the charismatic bisexual Nicholas Ray on the day they met him. Lambert’s encounter was in London and he followed Ray to Los Angeles as his assistant. Shortly after his arrival he encountered Natalie Wood, who earlier that same year had lost her virginity at the age of sixteen to Ray while he was testing her for Rebel Without a Cause, a film that would change the course of her career. Lambert became one of her many gay friends, and a decade later, in 1965, she appeared in a film version of Lambert’s novel Inside Daisy Clover as the eponymous troubled movie star.
Wood’s mother Maria was a manipulative monster, even worse than the stage mother Rosalind Russell played to Wood’s Gypsy Rose Lee in Gypsy. A romantic fantasist obsessed with her lost Russian heritage, she had a brief marriage to an army officer in China (which produced a daughter), before crossing the Pacific to San Francisco. There she contracted a hypergamous relationship with a Russian émigré from a more humble background, a dockworker who also felt cut off from his roots and was violent when drunk. “What did your father die of?” someone was later to ask Natalie. “My mother”, she replied. Natalie was born four months after the marriage, and though she was never to know it, her real father was almost certainly a brutish Russian-born captain in the American merchant navy with whom Maria conducted a lifelong affair. The mother was determined to turn one of her three daughters into a star, and in 1943 she ordered the five-year-old Natalie to go and sit on the knee of Irving Pichel, who was directing a movie in Santa Rosa, the little town north of San Francisco where they lived. She and her older sister Olga got walk-on roles in crowd scenes, and immediately Maria shifted the family down to Los Angeles and began grooming Natalie for the screen.
After an impressive debut as Orson Welles’s ward in the 1945 weepie, Tomorrow Is Forever (Welles recalled “something very sad and lonely about this compelling child”), she became an established child performer and the family’s meal ticket. She played orphans, brat sisters, plucky victims of divorce; her characteristic role, Lambert observes, was “an emotionally displaced child whose problems are resolved by understanding adults (thanks, of course, to the understanding filmmakers who contrive a happy ending)”. Over the next few years her film mothers were Gene Tierney, Margaret Sullivan, Joan Blondell, Maureen O’Hara and Bette Davis, her screen fathers James Stewart, Bing Crosby, Walter Brennan and Fred McMurray. In the greatest film of her early days she was unhappily cast as John Wayne’s niece in John Ford’s The Searchers.
Maria pushed and pushed, became the keeper of her daughter’s fan mail, and, using Natalie as a lever, got her husband a job as a carpenter at 20th-Century Fox. One day he came onto the set of a film she was appearing in, and (in something resembling a scene from a Joan Crawford tearjerker) she called out “Daddy”. Everyone was shocked, and Maria told her she must never again acknowledge her father’s presence at the studio.
Natalie grew up in Hollywood at a time when the big studio system was reluctantly giving way to independent production. She found herself under contract to Warner Brothers, whose penny-pinching production boss, Jack Warner, supervised her career, making ten times her weekly contract payment by hiring her out to other studios. The House Un-American Activities Committee stalked the movie colony and everyone was in thrall to the suffocating conformity of the Eisenhower era. In this enclosed world Natalie had to play the game, kow-towing to the vindictive gossip columnists Loella Parsons and Hedda Hopper. She also had to cope with the near-insanity of Maria, whose account of a Russian Gypsy’s curse induced a lifelong terror of “dark waters” in her daughter. Anticipating the horror movies of Wes Craven by some forty years, Maria told Natalie of a figure called “Jack the Jabber” who stabbed errant girls through the backs of cinema seats. She didn’t, however, offer information about menstruation, and Natalie never recovered from the shock of her first period.
Unlike most child stars, Natalie made the transition to adult performer: she became a piercingly brown-eyed, black-haired beauty and an actor of feeling and subtlety. Rebel without a Cause was the turning point that preceded key roles in Elia Kazan’s Splendor in the Grass opposite Warren Beatty and Robert Mulligan’s Love with the Proper Stranger opposite Steve McQueen. Playing desperate victims of a repressive culture, she attained Hollywood star status, and was Oscar-nominated for all three performances. In between the last two there was West Side Story, which made her bankable. She worked under constant pressure from family, studio and filmmakers, and it would seem that sex became her principal act of rebellion, recreation and self-assertion. Lambert uses that curious old-fashioned term “highly sexed” to describe her, and suggests that her sex drive was part of the Russian heritage she readily embraced. But her conduct didn’t differ markedly from that of Sinatra, Beatty, McQueen and other male stars acclaimed for their arrogant concupiscence. They figure among several dozen famous lovers, including our own gently retiring Tom Courtenay, who happened to be in Hollywood making King Rat in 1965. Like Princess Diana, Natalie had an inner circle, which she called her “nucleus” (the equivalent of Diana’s “rocks”), a larger group she called her friends, and within it a special section known as “friends you occasionally sleep with”.
This permissiveness was subject to limits. When her second husband, the British talent agent Richard Gregson, father of the first of her three children, was revealed as having had a fling with her secretary, Natalie called the police, who escorted him off her Beverly Hills mansion with his bags and baggage. She herself expected to be forgiven for her transgressions and flirtations during her first and third marriages to the same man, the charming Robert Wagner, who had broken away from his upper-middle-class background to become a movie actor. It was a turbulent relationship the second time around, their reputations shifting month by month through the successes and failures of their work in television, and not helped by alcohol and Natalie’s increasing reliance on prescription drugs to calm her nerves and prepare her for social occasions.
Neither had any serious professional training, and their shared insecurity appears to have been played on by the brilliant, demonic Christopher Walken, who starred with Natalie in the misconceived science-fiction melodrama Brainstorm in 1981, and was probably her lover. He seems, quite legitimately from his position as a committed New York stage actor, to have challenged them to address their professional careers with greater seriousness. During a holiday break from shooting, Walken joined the Wagners on their yacht. They cruised to the holiday island of Catalina; immoderate amounts of booze were consumed and dangerous words exchanged. The next day the ship’s motorized dinghy was retrieved along the coast and Natalie’s body (filled with alcohol and prescription drugs) was fished out of the sea. The coroner recorded a verdict of accidental death: she had slipped on a greasy strip of teak while preventing the banging of the dinghy that was keeping her awake. As far as Tinseltown history is concerned, the jury is still out.
The yacht was named Splendor after the movie that was Natalie’s greatest triumph, and the dinghy was called Valiant, an ironic reference to the Arthurian comic-strip epic Prince Valiant which made Wagner a star in 1954. The celebrated golden couple were mocked and patronized in much the same way that the Beckhams are today, and glib judgements are unfair in both cases. Lambert rightly claims that Natalie was on the point of regaining control of her own career at the time of her death. She had always wanted to play Blanche Du Bois in A Streetcar Named Desire, and regularly interrogated Lambert about Vivien Leigh, whom he had come to know as a result of writing the screenplay for The Roman Spring of Mrs Stone. Natalie had performed creditably with Robert Wagner in a television version of Tennessee Williams’s Cat on a Hot Tin Roof, the weakest element of which was Laurence Olivier’s Big Daddy. Natalie had acquired the rights to Nancy Milford’s biography of Zelda Fitzgerald, and was preparing to make her stage debut (at the age of forty-three) in Anastasia with Wendy Hiller. This all suggests sanity and ambition. But she seems also to have seen her life as a split screen; towards the end, she took to leaving different messages on her agent’s phone as, variously, “Natalie”, “Natalie Wood” and “Mrs Wagner”. Perhaps this was a joke, for she had become a mistress of irony.
Living in Hollywood all her life, Natalie must have become aware that most childhood stars would, sooner or later, sink into painful obscurity. Robert and Natalie entertained to dinner an elderly, drunken Bette Davis. Talking of her performance in The Star, Davis said: “But of course, you’re too young to remember it”. “Bette,” Natalie replied, “I played your daughter in that picture.” Davis went on unheeded.
The death of Natalie Wood had a predictably sordid aftermath in legal actions, family squabbles and old acquaintances spilling dubious beans to ensure their moment of fame and a few tarnished dollars. This Gavin Lambert scrupulously records. But he also takes away the sour taste in our mouths and the guilty feeling that we may have been engaged in a prurient exercise. His sensitive, sympathetic book ends with a coda that reviews Wood’s movies and the development of her career over a period of thirty years. It guarantees her position in movie history.

OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

First of all, she was Russian; and the great acting teacher Stella Adler once commented on the uniquely Russian "extreme sensibility of reacting, caring, feeling". Natalie Wood's parents, who fled the 1917 revolution with very little money and no prospects, first met after they settled in San Francisco. It was a flammable match between two very different emotional extremists: Maria Gurdin had one ruling passion, to create a future for herself through her daughter, whom she admittedly "raised to become a movie star". Nicholas Gurdin, basically gentle but weak, was fixated on a past that the revolution had forced him to leave behind. The more he lamented it, the more he drank - and erupted with violent rage.
For her actor friend George Segal, "nobody could lose control on the screen like Natalie", and he cited her extraordinarily intense breakdown scenes in Splendour in the Grass, Inside Daisy Clover and the television movie The Cracker Factory, as well as her near-breakdown before leaving the family home in Love With the Proper Stranger.
In fact, the first time Natalie lost control on the screen was in her first film Tomorrow is Forever. She was seven years old, and cast as an Austrian orphan from the second world war. To ensure that she'd cry on demand when she tested for the part, Maria primed her with a hair-raising account of watching a boy tear off the wings of a live bird. Because Natalie had talent as well as star quality, she'd have cried anyway, although maybe not so wildly as to amaze the director and producer when they ran the test.
Maria, no mean actress herself in the cause of manipulation, continued to implant all kinds of irrational fears and anxieties in her daughter, most dangerously that only Maria herself could be trusted. It was only after Maria had put her through another 16 movies and three TV shows during the next eight years that Natalie was able to catch her breath, and realise that not only her mother but her directors had always told her what to think and feel, leaving no time to think and feel for herself.
In many of those 1940s and early 1950s movies, the Wonder Child, as she quickly became known, played the daughter of ideal parents in an ideal world where all problems and misunderstandings were resolved in the end.
Not surprisingly, she felt happier in a make-believe studio home than in the real world of a drunken father and a mother who replaced warm affection with a cold shoulder when Natalie lost a part. But when she finally began to look back on her life, she had to confront the fact that by escaping into a cunningly fabricated illusion of reality, and posing for publicity photos of growing up in a "normal" family, she'd lost her real self.
As often happen with actors, a role helped her find it again. Two years later, when Nicholas Ray cast 17-year-old Natalie as Judy in Rebel Without a Cause, she found a mirror image in the character of an adolescent girl alienated from her family, and impatient to rebel. And after years of being told what to do and think, she was astonished by a director who asked her opinion of a scene and even encouraged criticism, and by James Dean, who insisted on exploring a scene in different ways until he found the approach that felt right.
Creative and sexual liberation went hand in hand when Ray became Natalie's first lover; and shortly afterward she invited Dennis Hopper, who was cast in a supporting role, to become her second. Recalling how she made the first move, and "the cool way she handled two simultaneous affairs", Hopper realised she was "way ahead of her time".
But the price of liberation, her first Academy nomination, and eventual stardom was high. It involved a seven-year contract with Warner Bros, and a frustrating series of mediocre parts in mediocre movies, with the exception of John Ford's The Searchers, in which she (rightly) felt miscast. A lost childhood had left Natalie painfully insecure, and her personal life soon foundered: a brief first marriage (to Robert Wagner) that ended abruptly in divorce, like the second (to a leading British talent agent, Richard Gregson); years of psychoanalysis to undo her mother's work, and the lapses into uncontrollable panic or melancholy it had caused; years of affairs, some serious (with Warren Beatty), and some not (with Frank Sinatra, Steve McQueen), but most as short-lived as her marriages; one serious suicide attempt, and one not.
Released from professional bondage in 1961, when Elia Kazan cast her in Splendour in the Grass, Natalie won a second Oscar nomination in a movie that established her as a star. Throughout the 1960s she gave a series of outstanding performances, working with directors she admired: in Love with the Proper Stranger (Robert Mulligan), Inside Daisy Clover (Mulligan again), This Property is Condemned (Sydney Pollack), Bob and Carol and Ted and Alice (Paul Mazursky). "She had a quiet determination to grow as an actress," Mulligan recalled. "No declarations. It was just there."
"When the persona fit the character," said Kazan, "you couldn't do better." The characters that fitted it best were outsiders, in rebellion against authority or their families. But win or lose she remained vulnerable, one of the reasons that Natalie particularly appealed to women and gay men. From the first, Robert Wagner noted, she accepted something generally considered unacceptable at the time, and formed "many friendships with gay men". During the Warner years, her best male friend was Tab Hunter, and her later circle included playwright Mart Crowley, Howard Jeffrey, dancer and assistant to Jerry Robbins, Jerry Robbins himself (who once proposed marriage), Rock Hudson, Roddy McDowall, John Schlesinger and me.
When I first got to know Natalie during the 1960s, she was at her professional peak. Enjoying stardom while shrewdly aware of its unreality, she was accessible, loyal, generous, with a pungent sense of humour. But the child-woman's interior demons were still stirring, and only seemed to rest when she remarried Wagner in 1973. After several chance encounters - during which they made only small talk, but "the subtext was loaded" as Wagner said - they decided they'd always been in love. As Natalie explained: "We got back to where we started, and should have stayed."
She'd already had one daughter by Gregson, was eager for another child by Wagner, and after the birth of a second daughter, concentrated on motherhood and domestic life for three years. In Hollywood-speak, it was a bad career move. At 38, Natalie (like all famous screen beauties) was close to being considered over the hill, and knew it. Typically, when offered good roles on TV, she didn't consider the small screen a comedown, but welcomed the opportunity to do some of her best work. At Laurence Olivier's invitation, Natalie and Wagner played Maggie and Brick to his Big Daddy in Cat on a Hot Tin Roof. She followed this with the Deborah Kerr role in a mini-series based on From Here to Eternity, and a harrowing portrait of a disturbed housewife in The Cracker Factory.
Its director, Burt Brinckerhoff, found Natalie "at the top of her game", but also realised that her interior demons were stirring again. During the last two years of her life, they became fully awake, and the rest of the story is of addiction to painkillers and too much white wine out of frustration at a stalled career: the final movie, Brainstorm, she accepted because there was nothing better on offer; her infatuation with its leading man, Christopher Walken, and the tension it caused in her marriage; the increasingly tense and drunken weekend on the Wagner yacht that ended with Natalie's accidental drowning.

All this leaves me with only one thing to add. In Meteor (a last resort dud that preceded Brainstorm), the role obliged her to be buried under a million tons of mud when a large chip of extraterrestrial matter fell on Manhattan. And after her death, Natalie was buried under a myriad tons of tabloid mud - was it murder or suicide, which one of the three was really making it with the other etc etc? It completely submerged the person and the actress - and one reason I wanted to write about Natalie was to clear the sludge away.


 
 At the funeral service for Natalie Wood, who drowned in 1981 when she was only 43, the honorary pallbearers included a who’s who of Hollywood of the 1960s: Fred Astaire, Rock Hudson, Elia Kazan, Laurence Olivier, Gregory Peck and Frank Sinatra.
 
 

En Español, por: Paco Granados

Nacida el 20 de Julio de 1938, en San Francisco (California), con el nombre de Natascha Gurdin. Muerta en el mar, frente a la isla de Santa Catalina, el 29 de Noviembre de 1981. Hija de emigrantes rusos. Su padre Nikolai Zacharenko, cambiaría su nombre por el mas americanizado: Nicholas Gurdin. Su madre María Kuleff, antigua bailarina clásica: cegada por las luces de Hollywood: deseaba que su hija heredara sus sueños de actriz: haciéndola interpretar y disfrazarse. En 1943, en la ciudad de Santa Rosa, el cineasta Irving Pichel, desembarcó su maquinaria cinematográfica, para el rodaje de “HAPPY LAND”, la pequeña que estaba viendo el rodaje, empujada por su madre, se acercó a Pichel, se sentó en sus rodillas, y le cantó una canción, el director fascinado, la premió con un pequeño papel, debutando ante las cámaras con tan solo cuatro años de edad. Pero su autentico debut fue dos años después, cuando Pichel la reclamó para un importante papel en “MAÑANA ES VIVIR”, una ambiciosa película con la que aparecería por primera vez, con el nombre de: Natalie Wood. El éxito fue fulgurante, recibiendo el placet de la critica, e iniciando una carrera en la que no existía el descanso. En 1947, firmó un contrato con la FOX. por 1.000 dolares semanales, convirtiéndose en una de las estrellas infantiles mejor pagadas, trabajando con los más importantes astros del firmamento Hollywoodense: Orson Welles, Barbara Stanwyck, Rex Harrison, James Stewart, Jane Wyman, Bette Davis... Y con títulos tan famosos como: “DE ILUSIÓN TAMBIEN SE VIVE” “EL FANTASMA Y LA Sra MUIR” “LA ESTRELLA”... Su ambiciosa madre, no cesaba de firmar contratos: quería que su niña fuese una gran estrella; ya que una gitana le predijo que tendría una hija que enamoraría al mundo entero, pero también le advirtió, que tuviera cuidado con las "aguas oscuras"; motivo por el que Natalie siempre le tuvo autentico pánico al mar. María, instruía a su hija como interpretar sus escenas: no reparaba en medios para sacar una buena interpretación; en una ocasión que se requería que la pequeña llorase con desconsuelo, consiguió las lagrimas de Natalie, arrancándole las alas a una mariposa. Durante el rodaje de "THE GREEN PROMISE" en una escena en la que tenía que cruzar un puente, había un truco en el que el puente se derrumbaba cuando ella lo cruzara, el efecto se hizo antes de tiempo, y Natalie caía al río, la pequeña presa del pánico que le producía estar dentro del agua se rompió una muñeca, pero su madre prefirió ocultarlo porque su pequeña estrella no se podía romper. En 1953, Natalie ya no es la niña que enamoraba las plateas de la posguerra, estaba en esa edad en la que muchas estrellas infantiles fracasaban, y decidió no volver ante las cámaras, pero María no estaba dispuesta que su hija abandonara su carrera; empujando sus nuevos pasos a la televisión, prometiéndole a cambio, libertad en sus devaneos amorosos. En los dos próximos años, trabajó en este medio consiguiendo gran popularidad, pero estaba escrito que su autentico éxito sería en la gran pantalla. Su paso a actriz adulta fue en la mítica “REBELDE SIN CAUSA”, con el malogrado James Dean. Dean la propuso como partenaire pues había trabajado con ella en televisión, pero el camino para conseguir este ansiado papel, estaba lleno de deficultades; ya que los productores la recordaban con trenzas o de hija de algún famoso. Natalie no cedió en su empeño, ya que sabía que el papel de Judy estaba echo a su medida, finalmente el presidente de la Warner, Jack, dió su bendición, y se hizo con el papel más envidiado del momento. El éxito de la cinta acompañado de la trágica muerte de James, catapulto a Natalie al primer plano de la actualidad, recibiendo su primera nominación a los Oscars: como mejor actriz de reparto. Durante el rodaje de Rebelde, las publicaciones de actualidad, la relacionaban sentimentalmente con su compañero de reparto; cuando en realidad, era el director de la cinta Nicholas Ray, con el que tuvo una relación amorosa, pese a la diferencia de edad, Ray contaba con 43 años y ella 16. Finalizado el rodaje el romance se desvanece. Con solo dieciseis años, la joven promesa, se convirtió en realidad. En esta época, según la escritora Suzanne Finstad, Natalie sufriría uno de los episodios más dramáticos de su vida, fue "violada" por un famoso actor de Hollywood: María no permitió que saliese a la luz este episodio ya que podría perjudicar la carrera ascendente de su hija: la autora tampoco nos revela el nombre del violador, dejando otro capitulo oculto en la trágica vida de Natalie Wood. En 1956 trabajó en otra obra inolvidable: “CENTAUROS DEL DESIERTO” Pero los próximos trabajos, bajo contrato con Warner Brothers, no aportaba nada nuevo a su carrera; fue cuando el cineasta Elia Kazan se fijo en ella para ser la heroína de su nueva obra “ESPLENDOR EN LA HIERBA” consiguiendo una interpretación memorable y su segunda nominación al Oscar, ese mismo año conseguiría otro gran éxito en su papel de María en “WEST SIDE STORY”, película galardonada con 10 Oscars, no pudiendo optar al premio ya que ese año era candidata por Esplendor en la Hierba. Siguió cosechando buenas interpretaciones como en "AMORES CON UN EXTRAÑO", con la que en 1963 optó de nuevo al premio de la academia. Otras cintas de las que destacamos“PROPIEDAD CONDENADA” “BOB CAROL TED Y ALICE”... En su madurez la encontremos más seductora que nunca en varias adaptaciones televisivas de películas de éxito: “LA GATA SOBRE EL TEJADO DEL ZINC” “DE AQUÍ A LA ETERNIDAD” con la que consiguió el Globo de Oro...Casada en 1957, con el actor Robert Wagner, parecia que había encontrado la estabilidad sentimental. La aparición de Warren Beatty durante el rodaje de Esplendor, unida a la sospecha, de que Natalie sorprendió a Robert en compañía de otro hombre "Wagner ha negado su supuesta bisexualidad" se divorciaron en 1962. Acabada también su relación con Beatty, contrajo nuevas nupcias con el productor Richard Gregson en 1969, del que nacería su hija Natasha (Hoy famosa actriz, con el nombre de Natasha Gregson Wagner) divorciándose en 1971. Un año después, ocurriría lo que solo pasa en las películas, volvería a contraer matrimonio con su primer marido: Robert Wagner, Bob también pasó por otro matrimonio fallido "Marion Marshall" con la que nació "Kate". De nuevo juntos, aumentarían la familia con el nacimiento de: Courtney. Durante el rodaje de su ultima película: “PROYECTO BRAINSTORM”, en una noche de alcohol y discusiones con su esposo, a bordo de su yate “Splendour” apareció ahogada en el mar, "esas aguas oscuras que le predijo la gitana" dejando todo tipo de hipótesis sin desvelar sobre su muerte.El día 1 de Febrero de 1987, en el “Walk of Fame” (El bulevar de la fama), cerca del Roosevelt Hotel, de Hollywood, se descubrió una estrella, en memoria de otra estrella.. .NATALIE WOOD
ooooooooooooooooooooooooooooo


Natalie in a Romanov dream like her mother almost fifty years earlier, photographed by Michael Childers for the Anastasia poster.

The production was sceduled to open in February 12, 1982

 




NATALIE WOOD: AWARDS

1946

BOX OFFICE MAGAZINE
…..WON: Blue Ribbon Award for Most Talented Young Actress (Tomorrow is Forever)




1947
 
BOX OFFICE MAGAZINE

….. Won consecutive Box Office Blue Ribbon Awards for Most Talented Young Actress (Miracle on 34 th Street)
 "Parents" Magazine
.....WON "Most Talented Juvenile Stars of 1947" (Miracle on 34 th Street)
 
 
 

1948
 
Critics Award
.....WON for (Scudda Hoo Scudda Hay)
 
1949
 
Silver Cup
.....WON "Child Star of the Year 1949" for (Father was a Fullback)
 

1956

ACADEMY AWARDS
…..NOMINATED: Oscar Award for Best Actress in a Supporting Role (Rebel Without A Cause)









MODERN SCREEN MAGAZINE
…..WON: Modern Screen Award for Favorite New Star




NATIONAL ASSOCIATION OF THEATRE OWNERS
…..WON: Star of Tomorrow Award

1957

GOLDEN GLOBES
…..WON: Golden Globe Award for Most Promising Newcomer - Female (Rebel Without A Cause)

Together with Carroll Baker and Jayne Mansfield.




1958

INTERSTATE CIRCUIT OF THEATRES
…..WON: Golden Script Award for Star of the Year


  

LAUREL AWARDS
…..NOMINATED, 5th place: Golden Laurel Award for Top Female Dramatic Performance (Marjorie Morningstar)
…..NOMINATED, 13th place: Golden Laurel Award for Top Female Star




1959

LAUREL AWARDS
…..NOMINATED, 7th place: Golden Laurel Award for Top Female Star

1960

LAUREL AWARDS
…..NOMINATED, 9th place: Golden Laurel Award for Top Female Star

1961

GOLDEN APPLE AWARDS
…..WON: Sour Apple Award for Least Cooperative Actress

GRAUMAN’S CHINESE THEATRE
…..INDUCTED: Handprint Ceremony

LAUREL AWARDS
…..NOMINATED, 14th place: Golden Laurel Award for Top Female Star

1962

ACADEMY AWARDS
…..NOMINATED: Oscar Award for Best Actress in a Leading Role (Splendor in the Grass)




GOLDEN GLOBE
…..NOMINATED: Golden Globe Award for Best Actress - Drama (Splendor in the Grass)




GRAMMY AWARDS
…..NOMINATED: Grammy Award for Album of the Year (West Side Story)

LAUREL AWARDS
…..WON, 3rd place: Golden Laurel Award for Top Female Dramatic Performance (Splendor in the Grass)
…..NOMINATED, 5th place: Golden Laurel Award for Top Female Star

1963

BAFTA AWARDS
…..NOMINATED: BAFTA Film Award for Best Foreign Actress (Splendor in the Grass)

GOLDEN GLOBE
…..NOMINATED: Golden Globe Award for Best Actress - Comedy or Musical (Gypsy)




LAUREL AWARDS
…..WON, 2nd place: Golden Laurel Award for Top Female Musical Performance (Gypsy)
…..WON, 3rd place: Golden Laurel Award for Top Female Star

1964

ACADEMY AWARDS
…..NOMINATED: Oscar Award for Best Actress in a Leading Role (Love With the Proper Stranger)





GOLDEN GLOBES
…..NOMINATED: Golden Globe Award for Best Actress - Drama (Love With the Proper Stranger)




LAUREL AWARDS
…..WON, 2nd place: Golden Laurel Award for Top Female Dramatic Performance (Love With the Proper Stranger)
…..WON, 3rd place: Golden Laurel Award for Top Female Star

MAR DEL PLATA FILM FESTIVAL
…..WON: Ombú Award for Best Actress (Love With the Proper Stranger)

1965

LAUREL AWARDS
…..NOMINATED, 5th place: Golden Laurel Award for Female Comedy Performance (Sexy and the Single Girl)
…..NOMINATED, 6th place: Golden Laurel Award for Female Star

1966

GOLDEN APPLE AWARDS
…..WON: Sour Apple Award for Least Cooperative Actress




GOLDEN GLOBES
…..NOMINATED: Golden Globe Award for Best Actress - Comedy or Musical (Inside Daisy Clover)
…..WON: Henrietta Award for World Film Favorite - Female

HARVARD CRIMSON
…..WON: Crimson Welcomes a Good Sport Award

HARVARD LAMPOON
…..WON: Harvard Lampoon’s Worst Actress Award - “for this year, next year, and the following year”

LAUREL AWARDS
…..NOMINATED, 8th place: Golden Laurel Award for Female Star

1967

GOLDEN GLOBES
…..NOMINATED: Golden Globe Award for Best Actress - Drama (This Property is Condemned)

LAUREL AWARDS
…..WON, 3rd place: Golden Laurel Award for Female Dramatic Performance (This Property is Condemned)
…..WON, 3rd place: Golden Laurel Award for Female Star

1968

LAUREL AWARDS
…..NOMINATED, 12th place: Golden Laurel Award for Female Star

1970

LAUREL AWARDS
…..NOMINATED, 9th place: Golden Laurel Award for Female Star

1971

LAUREL AWARDS
…..NOMINATED, 9th place: Golden Laurel Award for Female Star

1977

PRIMETIME EMMYS
…..NOMINATED: Emmy Award for Outstanding Lead Actress in A Drama or Comedy Special (Cat on a Hot Tin Roof)




1980

GOLDEN GLOBES
…..WON: Golden Globe Award for Best Actress in a Television Series - Drama (From Here to Eternity)


1984

SATURN AWARDS
…..NOMINATED: Saturn Award for Best Supporting Actress (Brainstorm)

1986

HOLLYWOOD CHAMBER OF COMMERCE
…..INDUCTED: Star on the Walk of Fame for Acting, at 7000 Hollywood Blvd.



2011

PALM SPRINGS WALK OF STARS
…..INDUCTED: Golden Palm Star



2016

ONLINE FILM AND TELEVISION ASSOCIATION
…..INDUCTED: OFTA Film Hall of Fame for Acting




 
 









 
LA NOTICIA DE LA MUERTE DE NATALIE WOOD EN ESPAÑA
 
 







 
MARTES, 1 de diciembre de 1981

Natalie Wood, la actriz de "West side story" y de "Esplendor en la hierba", murió el domingo en un accidente

Natalie Wood, actriz norteamericana de 43 años, fue hallada muerta hacia las ocho de la mañana del pasado domingo, en las aguas cercanas a la isla de Santa Catalina, en Los Angeles (California, Estados Unidos). La policía investiga las causas del fallecimiento. La del accidente es la hipótesis más verosímil. Entre las películas que hicieron famosa a esta actriz se hallan Rebelde sin causa, Esplendor en la yerba y West Side Story. Esta última, uno de los espectáculos musicales más brillantes de la eciente historia del cine, se repone actualmente en Madrid.El cadáver de Natalie Wood, que estaba totalmente vestida, fue hallado cerca de un bote inflable, a unos doscientos metros de la orilla. La policía cree que la actriz cayó del bote y se ahogó.La actriz estaba con su esposo, Robert Wagner, y con unos amigos en fa citada isla, situada a unos cuarenta kilómetros de Los Angeles, y había salido a pasear sola. Al ver que no regresaba de su paseo,
sus amigos alertaron a los guardias de la playa. Natalie Wood y Robert Wagner poseían un magnífico yate de más de veinte metros de eslora, llamado Splendor, en memoria del título de una de las películas más famosas de la actriz, Esplendor en la hierba.En declaraciones recientes Natalie Wood habló de su futuro y aseguró estar enfrentándose con perspectiva de la vejez llena de ánimos, «porque envejecer no es un drama». Estaba casada con el también actor Robert Wagner, de quien se había divorciado una vez y con quien se había vuelto a casar. La pareja tenía dos hijas.El nombre verdadero de Natalie Wood era el de Natasha Greden. Apareció por primera vez en la pantalla cuando tenía cuatro años, en compañía de su madre, María Kuleff, en la película Happy land, donde hacía un papel de extra. En los últimos tiempos estaba semiretirada, preparando su debú en una obra teatral que debía estrenarse, en febrero, en Los Angeles, y en el que ella iba a interpretar el papel principal.

OOOOOOOOOOOOO

EL PAÍS 1 DIC 1981
«Nada puede ya devolver la hora del esplendor en la hierba, de la gloria en las flores. Pero no vamos a apesadumbrarnos, sino a encontrar fuerza en lo que queda detrás», decía Natalie Wood en la última escena de una de sus mejores películas, Esplendor en la hierba, estrenada en 1961. Hablaba la actriz con una sonrisa amarga, mientras abandonaba el lugar donde vivía su amor. Natalie Wood había nacido en San Francisco (California), en 1938. A los cuatro años fue compañera de reparto de Orson Welles y Claudette Colbert, en la que sería la primera película de su carrera, que se tituló, quizá proféticamente, Tomorrow is forever (Mañana espara siempre). Al poco tiempo, Natalie Wood triunfó en la pantalla con Milagro en la calle 34, el filme que la convirtió en niña prodigio de Hollywood y en un clásico del cine infantil que las grandes cadenas de televisión emiten todas las Navidades.La última película de Natalie Wood se filmó hace un año, se tituló La última pareja, y en ella se cultivaba una vez más la imagen romántica que la actriz fallecida llevó al cine. Esa imagen no le impidió ser uno de los símbolos de la generación que comenzó a amar elrock, en los años sesenta, y que encontró en la mirada lánguida de la muchacha de West Side Story una comprensión que escaseaba en los otros rostros más duros de aquella época. Con su aspecto de inquietante que podía dejar de serlo, Natalie Wood se casó dos veces con el mismo hombre, Robert Wagner, y fue también una de las actrices preferidas por el célebre dramaturgo Tennessee Williams, varias de cuyas obras interpretó, tanto en la escena como en la pantalla. Natalie Wood y Robert Wagner vivían en el esplendor de Beverly Hills con sus dos hijas. En una reciente entrevista, Wagner había declarado que su adicción a la droga que él padeció había sido superada satisfactoriamente y la pareja vivía ahora una época muy feliz.

OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

DIEGO GALÁN 1 DIC 1981

Ha muerto demasiado joven. No le han dado tiempo a prescindir de su carita de niña buena, a adaptarse a personajes que desarrollaran esa curiosa dureza que se intuía tras sus rasgos adolescentes. Nathalie Wood ha roto una promesa, justo en el momento en el que el cine comienza a necesitar nuevas voces maduras, rostros serios, actrices con talento. Hasta ahora, su fértil carrera cinematográfica era deudora de su juventud, excesiva aún en una mujer de 43 años.Sin embargo, tampoco fue la clásica ñoña angelical que todo lo arruina con miradas blandas y gestos innocuos. Desde que sorprendiera en Rebelde sin causa (1955) con el personaje de una valiente chica provinciana, Natalie Wood luchó contra su físico, imponiéndose como actriz. No llegó, por ello, a crear ningún tipo, a convertirse en un modelo de nada. Cada personaje era tratado de forma distinta, otorgándole sus matices peculiares, su psicología irrepetible. Quizá, sí, la sonrisa, tímida, dura, interior, fue una constante en su trabajo. Pero supo utilizarla en cada momento con el esfuerzo de quien ambiciona algo más que la popularidad.Fue, a pesar de todo, un estímulo erótico para una generación que encontraba en ella la ambigüedad de una ternura física que no ocultaba una fuerte personalidad. Turbó a muchos espectadores adolescentes cuando, en Esplendor en la yerba, quizá su mejor interpretación, se enfrentaba al drama de la represión sexual con más valor que el de su oponente, Warren Beatty, a quien dominaba con el silencio, con la sumisión. Era una actriz de registros. Al cabo de los años produjo la misma turbación en los mismos espectadores (ya no tan adolescentes) cuando en la versión televisiva de La gata sobre el tejado de zinc caliente supo entender el desgarro de su personaje, el duelo interior de una mujer que ha crecido por encima de las apariencias. Hizo, desde luego, un trabajo más complejo que el que Elizabeth Taylor había ofrecido en la versión cinematográfica de la misma obra. Fue precisamente igual que la Taylor como Natalie Wood se inició en el cine: interpretando papeles de niñita de tirabuzones, sabihonda y cursilona. Entonces, en una ocasión, intervino junto a Bette Davis; ella misma lo recordaba en el homenaje que la Academia de Hollywood ofreció a la excepcional intérprete de La loba; Bette Davis se había negado a que la niña fuera arrojada al agua, como el guión exigía; años más tarde, Natalie Wood quiso agradecérselo, pero su timidez le impedía acercarse a la estrella, y fue ésta la que, en un momento de la reunión, se dirigió a la joven actriz de West side story para decirle: «No sé si te acordarás de mí. Me llamo Bette Davis y una vez actuamos juntas».
Ahora ha sido precisamente en el agua donde ha encontrado la muerte. Circularán sin duda leyendas e informaciones contradictorias tratando de encontrar razones oscuras. Puede que las haya. Lo importante, sin embargo, es que ha desaparecido una actriz.

 
JUAN CUETO 1 DIC 1981

Repetía Kazan que era mitad niña y mitad mujer. Hay una manera más directa y gráfica de nombrarla: fue la adolescente provinciana de los años cincuenta. Empezó haciendo de niña prodigio (De ilusión también se vive) y andaba últimamente metida en papeles de cuarentona encantadora sin graves problemas de sexualidad (La última pareja).Pero la imagen de Natalie Wood, que está inscrita en caracteres cinemascópicos en el hemisferio occidental de un par de generaciones cinéfilas, es la de aquella accesible adolescente provinciana, con pelo castaño cardado al aire de la posguerra, el can-can rigurosamente almido y un romanticismo, entre melo y teenager, capaz de enamorar por igual a Robert Wagner que a James Dean o a Sal Mineo.Era la chica por excelencia de aquel cine de provincias que los americanos del Norte nos vendían a mediados de los cincuenta y principios de la llamada década prodigiosa; cuando empezaba a manifestarse el conflicto generacional, los jóvenes irrumpían en el escenario de lo narrativo a oficiar todos los ritos fascinantes del consumismo y los padres desconfiaban seriamente de aquellos muchachos motorizados, despeinados, con cazadoras de cuero y sin señas de vecindad.Escucho en la radio y la televisión las primeras declaraciones apresuradas sobre Natalie Wood y con rara unanimidad, que sospecho de agencia de noticias, insisten en referirse a ella como «el amor imposible de la década». No puedo estar de acuerdo en esta aún más apresurada opinión. Es precisamente todo lo contrario. Porque los amoríos verdaderamente imposibles de la época estaban representados por aquellas muchachas que emitían sexualidad en cada gesto, diálogo o mirada, como Carol Baker, Sandra Dee, Sofia Loren, Brigitte Bardot, Gina Lollobrígida o Marilyn Monroe.
El atractivo indiscutible de Natalie Wood no derivaba de su imposibilidad erótica, sino de aquel cotidiano aire inconfundible de prima de provincias, compañera de preuniversitario, vecina de toda la vida o adolescente encontrada como por acaso en un baile de severa vigilancia familiar. Esa bien trabajada accesibilidad modosa, de pasear incansablemente por la acera de lo provinciano un aburrido domingo al atardecer, era lo que nos seducía inmediatamente y hacía de Natalie Wood la contrafigura perfecta de aquellas contemporáneas suyas.
Llegó tarde para ser la novia de Paul Newman y Marlon Brando, pero se ligó a James Dean. Hay que decir que aquél fue un simple idilio de verano, porque, en el fondo, todos sabíamos que después de las primeras rebeldías adolescentes acabaría casándose como Dios manda


MIÉRCOLES, 2 de diciembre de 1981

Natalie Wood, la actriz norteamericana que el pasado domingo falleció ahogada en las aguas de la isla de Santa Catalina, cerca de Los Angeles (Estados Unidos), «falleció víctima de un trágico accidente que se produjo cuando se hallaba ligeramente intoxicada», según dijo ayer el médico forense de Los Angeles, Thomas T. Noguchi. En la declaración oficial se señala que el índice de alcohol en la sangre de la protagonista de grandes películas de la reciente historia del cine era del 0,14%. Se estima que una persona se halla bajo la influencia del alcohol cuando ese nivel es del 0,10%.Aún se desconoce la fecha de funeral de la actriz. La familia desea que, en lugar de flores, los amigos de Natalie Wood envíen donativos a la Iglesia ortodoxa rusa de Los Angeles. Los antepasados de Natalie Wood eran de origen ruso. La actriz deja dos hijas, Courtney, de siete años, y Natasha (el verdadero nombre de la actriz), de once.El médico forense asegura que, «basándose en las pruebas y datos disponibles, parece que la actriz resbaló cuando trataba de subir a bordo del bote, cayó al agua y falleció trágicamente». Natalie Wood había estado en una fiesta con su esposo, Robert Wagner, y unos amigos. Al término de la cena volvió al yate que poseía el matrimonio y luego salió con la intención de dar un paseo en el bote que usaba la pareja para trasladarse a la otra embarcación. La actriz murió al caer al agua cuando pretendía alcanzar la lancha.Courtney, de siete años, y Natasha (el verdadero nombre de la actriz), de once.El médico forense asegura que, «basándose en las pruebas y datos disponibles, parece que la actriz resbaló cuando trataba de subir a bordo del bote, cayó al agua y falleció trágicamente». Natalie Wood había estado en una fiesta con su esposo, Robert Wagner, y unos amigos. Al término de la cena volvió al yate que poseía el matrimonio y luego salió con la intención de dar un paseo en el bote que usaba la pareja para trasladarse a la otra embarcación, de nombre Splendor.Robert Wagner y Natalie habían cenado con dos amigos en un restaurante de la isla de Santa Catalina. Entre las cuatro personas bebieron dos botellas de vino y otras tantas de champaña. El matrimonio estaba con el patrón del Splendor y el actor Christopher Walken, que estaba rodando con Natalie Wood la película Brainstorm.Una discusión acalorada entre Robert Wagner y su colega Christopher siguió a la comida. La discusión no tenía, aparentemente, nada que ver con la actriz. A las 22.30 horas, los cuatro amigos regresaron al yate, en la lancha neumática auxiliar. En la cubierta, y después en un camarote, se reprodujo la discusión que se había establecido en el restaurante. Fue entonces cuando Natalie, que se había puesto nerviosa, decidió abandonar el yate y dar un paseo con la lancha neumática.El miedo al agua provocaba en la actriz cierta torpeza al pasar de una embarcación a otra. En la mañana del sábado se había caído durante esa operación. En la noche del accidente, cuando pretendió bajar de la cubierta del yate a la lancha, volvió a caerse, esta vez contra el casco del yate. Perdió el sentido. Nadie oyó el golpe. Luego, el cuerpo de la actriz, al igual que la lancha, cuyas amarras habían sido desatadas, fue llevado por la corriente hasta unos acantilados. A la 1.30 horas, Robert Wagner se dio cuenta de la desaparición de su esposa y pidió auxilio por radio. Hasta las ocho de la mañana no fue descubierto el cuerpo sin vida de la actriz.




 
JOSÉ LUIS GÓMEZ 2 DIC 1981

El avión daba la vuelta ya para descender sobre el aeropuerto de Niza. Alguien, de entre mis compañeros españoles, me sonreía. Todo había comenzado el día antes cuando, de Producciones Querejeta, me llamó primero Esther Rambal diciéndome que me habían otorgado el «gran premio de interpretación masculina» por la actuación en Pascual Duarte, y yo, sabiendo el humor que reina en la productora, colgué el teléfono, enojado por la broma. Tuvo que llamar Primitivo Alvaro, que, como siempre, me convenció de que era cierto. La salida había sido a una de caballo, con un traje negro, de antes, metido en un bolso, para recibir el premio.Ahora ya sabía que serían Natalie Wood y Robert Wagner quienes oficiarían la gala. Hacia él tenía la estima que me producía su emanación personal en la pantalla, y su constante, esforzada ejecutoria de actor. Ella era el recuerdo turbador del adolescente cinéfilo, dividido ya por el cine y el teatro, desde la penumbra de las salas del cine Rábida o el cine Mora de Huelva, o de alguna cinemateca de por ahí. La impresión indeleble era la de sus ojos, hondos y oscuros, dejando adivinar un mundo interior que parecía contradecir el de sus facciones, y la capacidad emocional rápida, fluida, sin tic, tan característica de los buenos actores americanos. Hacia ambos emergía la simpatía compartida para con dos personas que hicieron el duro viaje de la pareja hasta el divorcio, y el reencuentro con nuevo matrimonio." El coche del festival nos llevaba ya hacia Cannes. Era probable que llegáramos tarde a la entrega de premios. Quizá fuera en París, en la Cinemateca, donde vi un filme de John Ford, The Searchers, donde creía recordar que ella interpretaba una joven blanca adoptada por los indios. ¿Era ella? Quiero creer que sí, y que estaba excelente. De Esplendor en la hierba, de aquel Kazan que nos mostraba esos actores distintos, quedan ella y Dean, imborrables;Rebelde sin causa.... sí, pero esos recuerdos de adolescencia mitificadora eran sustituidos ahora por el interés de hablar quizá un momento con ellos, acerca del trabajo, del cine...
Los lavabos del hotel Carlton no eran el lugar más idóneo para cambiar unos jeans por un traje negro y una pajarita, pero los minutos contaban y la gala estaba comenzando. Empecé a temerme que no podría tomarme ni medio café con Natalie Wood y Robert Wagner. Pregunto al encargado de Prensa de la película acerca del tema. Me responde:«Mais, sans doute». Tal cual.Desde cajas, el escenario del palacio del festival, lleno de flores y luz, relampagueando de flashes que se suceden sin parar, flotando en el rumor de la invisible sala que estalla unas veces en aplausos, otras en silbidos, aparece como un lugar temible. «¡Ahí están los dos! En otras películas les sentaba mejor el vestido. No entiendo cómo puede haber elegido un modelo así», pienso. «Esta pajarita me cae fatal», añado. No sé por qué todos los premiados que desfilan atraen mi atención infinitamente menos que mis dos mitos juveniles. «¿Cuándo me tocará? ¿No se habrán olvidado? Parece más mayor, pero los ojos tienen el mismo brillo, el mismo segundo término». Suena al fin mi nombre. Alguien me empuja. Ella avanza hacia mí y, de la mano, me conduce ante un esmoquin que me entrega un gran papel. Después sabré que es el premio. Ella sonríe. No habla. Musito apenas audible: «How are Your». No dice nada, sonríe. Ahora me coloca entre Robert y ella, casi en proscenio, ambos me aprietan las manos, afectuosos. Estalla el aluvión de flashes y aplausos. Alguien silba. «¿Quién será ese maldito?». Sonrío lo mejor que puedo, pero intuyo que peor que ellos dos. Le miro a ella. Me mira. Pienso que se percata de lo que estoy pasando. Sonríe nuevamente, esta vez de otra manera, y dice: «Are you happy?». Me quedo cortado, pero al cabo, tranquilo, le digo: «I'm not sure». Después soy arrastrado hacia afuera y Natalie Wood y Robert Wagner desaparecen de nuevo en el limbo de los mitos. Hasta elremake de De aquí a la eternidad en televisión, y Bob, Carol, Ted y Alice, de Mazursky. Natalie, con su extraña mezcla de humanidad latente reaparecía en mis recuerdos, alterada, casi como una amiga. Ahora los periódicos traen la noticia de su muerte, quizá casual, absurda como todas. Mucha suerte en el otro lado, Natalie.
SÁBADO, 5 de diciembre de 1981



A las diez de la noche, y por la primera cadena, se emitirá la películaEsplendor en la hierba como homenaje a la recientemente desaparecida actriz Natalie Wood. En el pasado, la censura española varió de forma importante algunas de sus secuencias. No era tolerable entonces para nuestros estrechos vigilantes morales la exposición del drama de una pareja de novios que, sujetos a las normas establecidas, ven deteriorarse su amor al no tener relaciones sexuales. Sin duda, la exposición de Kazan es hoy afortunadamente irreconocible en la vida cotidiana; su película, sin embargo, es algo más. Ambientada en los años previos a la depresión, supone a la vez una crónica social de la época.
OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

Recuerdo de Natalie Wood

El ciclo en recuerdo de Natalie Wood tiene programadas para hoy, a las ocho y a las diez de la noche, las películas Esplendor en la hierba(1961), de Elia Kazan -emitida por Televisión Española el pasado sábado y que constituye una de sus mejores interpretaciones-, y El potentado, de Joseph Pevney. Mañana, en la última sesión, se proyectaLa rebelde (1965), de Robert Mulligan, y durante el fin de semana se podrán ver casi todos los largometrajes del homenaje: Un detective curioso (1975), de Peter Hyams; Rebelde sin causa (1955), de Nicholas Ray; La última pareja (1980), de Gilbert Cates, que fue su última interpretación, y, además de las ya citadas, La pícara soltera (1964), de Richard Quine.
OOOOOOOOOOOOOOOO

UNA BIOGRAFÍA DE NATALIE WOOD REVELA UNA VIDA MUY DESGRACIADA

La muerte de la actriz Natalie Wood hace 20 años sigue siendo un gran misterio que tampoco ha logrado desvelar su nueva biografía. Ahogada en las aguas del Pacífico, su vida fue una gran tragedia, como cuenta Suzanne Finstad en el libro Natasha: la biografía de Natalie Wood. Un texto que, sin embargo, relata algunos episodios desconocidos de la vida de una actriz que murió en el mejor momento de su carrera.
Natalie Wood (San Francisco, 1938) tenía 43 años el 29 de noviembre de 1981 cuando su cuerpo apareció flotando en las proximidades de la isla de Catalina, en California. Allí pasaba el fin de semana la protagonista de filmes como West Side story o Esplendor en la hierba,junto con su marido, el actor Robert Wagner, y su compañero de rodaje de su último filme, Christopher Walken. Vestida sólo con un camisón, cayó a las aguas del Pacífico mientras intentaba saltar a un bote de goma atado al yate Splendour. Sus acompañantes se negaron a hacer declaraciones y remitieron el asunto a sus abogados.
La muerte fue descrita por la policía como accidental o quizá provocada por un exceso de alcohol. El libro describe detalladamente las últimas horas de la actriz, además de narrar otros momentos de la vida de la joven Nastasha Nikolaevna Zakharenko, su nombre originario.

La pesadilla materna

Wood era hija de inmigrantes rusos. Su madre, María Gurdin, estaba cegada por las luces de Hollywood. Su fascinación por esa fábrica de sueños la convirtió en la peor pesadilla para su hija, quien, bajo la dirección de Gurdin, aprendió a reír o llorar cuando se la requería. La crueldad de su madre llegó a extremos como el de arrancarle las alas a una mariposa para conseguir que su hija se conmoviera en el rodaje de una escena.
El libro profundiza en la peculiar personalidad de la madre, que no permitió que su hija fuese menos que una estrella. Llegó a ocultar la fractura de muñeca que sufrió la actriz durante el rodaje, en 1949, deThe green promise, tal vez por su idea de que las estrellas son irrompibles.
La biografía también se ocupa de la violación que sufrió la actriz cuando tenía 16 años por parte de un famoso actor de Hollywood. La madre prefirió mirar hacia otro lado con tal de que su hija siguiera ascendiendo en su carrera hacia el estrellato. 'He preferido no incluir el nombre del actor porque quería que la gente se centrara en el horror y el trauma que supuso para Natalie', declaró la biógrafa.
Fue una pitonisa la que predijo, cuando la Wood era sólo una niña, que llegaría a convertirse en una gran estrella. Y acertó. A pesar de su desgraciada vida, la actriz triunfó en Hollywood y trabajó a las órdenes de directores como Elia Kazan o Nicholas Ray, entre otros.



MARUJA TORRES 4 DIC 2011



"Nadie me quitará el dolor que sentí al pensar en la muerte solitaria de la actriz"
Recuerdan el final de Esplendor en la hierba? Pocos resultan tan conmovedores, a pesar del paso del tiempo. Todo ese amor que apenas fue y que pudo haber sido, que ya no será, condensado en miradas y silencios. Emanando, con una desesperación calmada y envolvente, del rostro sensible, de los ojos de Natalie Wood.
Las informaciones nos han devuelto su nombre, treinta años después de su muerte por ahogamiento cerca de la isla Catalina, en la costa californiana, durante un fin de semana de Acción de Gracias lleno de alcohol y broncas. La reapertura del caso de su misterioso fallecimiento, gracias a la tardía confesión del capitán del yate de los Wagner, nos proporciona una oportunidad de recordar a una actriz que murió joven después de haber ocupado un trono en Hollywood durante mucho tiempo, desde la infancia. Al regresar su nombre como depositado por la marea en la playa, he vuelto a abrir un libro que recomiendo a quienes fuimos sus admiradores, aunque creo que no ha sido editado en España: Natasha, fino trabajo de investigación a cargo de Suzanne Finstad, publicado por Harmony Books. Vale la pena, es exhaustivo y equilibrado.
Como Elizabeth Taylor, Natalie fue presa de los estudios desde niña, pero carecía de la solidez de carácter de Liz y, lo que es peor, tenía una madre atroz, María, de origen ruso -toda la familia lo era y con falsas ínfulas de pertenecer a los Romanov; también quiso ser famosa, sin lograrlo. Marcó a su hija para siempre, con un férreo control contra el que Wood ejercía una rebeldía con altibajos, refugiándose en amores y en errores.
La vida de Natasha -Natalia para el cine fue una batalla permanente contra la inestabilidad. Dividida entre quien podía ser y quien era en su papel de estrella, nunca consiguió encontrar el lugar intermedio adecuado. Sin embargo, fue precisamente esta precariedad emocional lo que vistió de lujo sus interpretaciones dramáticas, otorgándoles un realismo casi doloroso. En sus pizpiretas comedias, la Wood, aunque adorable, resultaba insustancial: como si ni ella ni nosotros pudiéramos creerla. Pero con Elia Kazan o con Nicholas Ray, de quien fue amante a los 16 años -él tenía 43, en Rebelde sin causa, ofreció vibrantes y delicadas interpretaciones.
Con Robert Wagner, que se convertiría en su viudo -¿y en su asesino?-, estuvo casada dos veces.
Splendour se llamaba el yate desde el que Natalie supuestamente se lanzó al mar, cuando intentaba huir de una trifulca entre su marido y su compañero del que sería el último rodaje de su vida, el estupendo actor Christopher Walken, en la vida real un personaje ególatra y disolvente, a la par que fascinante. La motora que Wood habría querido alcanzar para alejarse del yate se llamaba Valiant.
Ambos nombres -Splendour y Valiant- definen la envergadura artística de la pareja: el primero, por Esplendor en la hierba, de Elia Kazan, en la que Natalie Wood ofreció una interpretación tan fina y quebradiza, tan asomada al abismo como su propia existencia. El segundo, por El príncipe Valiente, que consagró a Robert Wagner como ídolo de jovencitas y del cine en tecnicolor, simboliza todo lo que dio de sí este actor mediocre, guapo y autoritario, que terminó haciendo la serie Hart y Hart para televisión, así como de malo secundario en algunas producciones.
Quizá se me note mucho que le tengo manía, pero éste es un artículo de opinión, así que no me corto. Yo siempre pensé que detrás de la muerte de su mujer estaba R. J., como se hacía llamar por amigos y familiares.
Durante aquel siniestro fin de semana ocurrieron cosas que no se han divulgado, pero que pueden adivinarse. Walken y Wood vivían una especie de idilio más intelectual que físico, en el que Christopher dominaba: muchas de las escenas que rodaron juntos en Brainstorm -un desastre de película- las hicieron bebidos, a iniciativa de él. Las juergas siguieron en la costa y en el yate, ya con Wagner integrado.
Puede que al final sepamos lo que realmente ocurrió. Pero nadie me quitará el dolor que sentí al pensar en la muerte solitaria de una exquisita actriz en las aguas oscuras de su peor pesadilla. Alguien debería pagar por ello.